.

.

.

.

11 junio 2008

SEGUNDA PARTE DE JUANA LA LOCA Y SU PENOSA VIDA






En el año 1502 Juana y Felipe llegaron a Fuenterrabía para ser proclamados príncipes de Asturias, y Gerona, estos títulos eran tradicionales en los herederos de Castilla y Aragón.
El 10 de marzo de 1503 nacía en Alcalá de Henares el cuarto hijo de la pareja: Fernando, el futuro Emperador de Alemania y rey de Hungría y Bohemia.
Se pensaba que Felipe tenía mucha ambición, pero por el momento sus pretensiones no podían ir más allá, (ambición política y reinar en España).


Felipe decide salir de la seria y austera corte de sus suegros, para ello pone como excusa un cierto desgobierno en sus propios estados así se fue para Flandes: Juana, en contra de su voluntad se tuvo que quedar en España. Esta separación hace que crezcan más aún sus celos, se convierten en unos celos obsesivos y enfermizos; Llegan comentarios y habladurías desde Flandes acerca de un serio desequilibrio de Juana, de esto se hace eco la corte española, sus padres los Reyes Católicos, ponen como pretexto el reciente parto de Juana e insisten en mantenerla vigilada intentando que mejore. Pero Juana tiene muy claro lo que quiere, su deseo es firme, ella quiere estar al lado de Felipe el Hermoso su esposo. Su madre intentó por todos los medios retenerla a su lado, nada la hace cambiar y embarca con destino a Flandes, allí comprueba desolada que sus temores no eran producto de su imaginación ni infundados.


Una mala noticia tiene lugar, la reina Isabel I de Castilla muere a consecuencia de un cáncer en Medina del Campo el 26 de noviembre del año 1504. Esta nueva situación obliga a la pareja a volver a España, aunque un nuevo embarazo retrasa la vuelta; a finales de 1505 nuestra Juana da luz a Maria, que se casará con el rey Luis de Hungría y Bohemia. Ya en la primavera de 1506, después de estar una breve temporada de Inglaterra, Juana y Felipe llegan a la Coruña.


En el testamento de la reina Isabel deja como heredera de la Corona de Castilla a su hija Juana, pero había una clausula, una sorpresa no esperada por Juana, esta clausula decía, que en caso de desequilibrio mental, la regencia sería encomendada a su padre D. Fernando de Aragón, esto sería una semilla que crecería y haría tener grandes enfrentamientos políticos y seguramente agravaron el estado de Juana.


La nueva Reina , estaba enamorada, para ser feliz solo necesitaba a su esposo.

Pero aquí estaban su marido Felipe y su propio padre D.Fernando, los dos tienen una fuerte disputa con una referencia en común: sus presuntos derechos a ejercer la regencia pretendiendo la incapacidad de Juana. No sería de extrañar que entre los dos urdieran con o sin razón la locura de la nueva reina.


A comienzos del mes de septiembre del año 1507 don Felipe estaba en Burgos jugando un partido de pelota. Después de acabar, sudoroso y can sado, bebió agua helada; al día siguiente amaneció con fiebre. Nunca se repuso y el 25 de septiembre del año 1507 fallecia. Se llegarón a escuchar algunas especulaciones sobre la posibilidad de un envenenamiento (no sería extraño), pero las investigaciones históricas no han podido aclarar nada.


Después de la muerte de Felipe el Hermoso, comienzas un sinfín de leyendas, muchas de ellas inciertas, pero que con el paso de los años consolidaron el personaje de “Doña Juana la Loca”.


Cuando Juana recibió la triste noticia no derramo ni una sola lagrima, pero su rostro se transformo y cambió para siempre en un gesto de desconsuelo. Su amado fue enterrado provisionalmente en Burgos, desde allí debería ser trasladado a la Capilla real de Granada, este era el lugar que indicaba el protocolo. Ocurrió que una repentina epidemia evitó que fuera así, y aconsejaron a la reina trasladarse a la Cartuja de Miraflores (Burgos), donde llevo Juana el féretro. Juana no dejo ni un solo día de visitar la cripta, después de almorzar en el monasterio, les pedía a los monjes que abrieran el ataúd para acariciar a su marido. Sentía pánico solo pensar que se podrían llevar el cuerpo de Felipe a Flandes, ella necesitaba constatar a diario que el cuerpo de su amado seguía estando allí.


El día 20 de noviembre de ese mismo año, en medio de un durísimo invierno burgalés, con nuestra reina en avanzado estado de gestación, comienza el traslado del cuerpo hasta el panteón real de Granada, Juana vagaba por caminos, atravesando campos y ciudades abrazada al ataúd. Un espectáculo tétrico con toda la comitiva, una Juana llorosa con la cara pálida y aterrada, esto conmocionaba a la gente que había por los caminos. La comitiva, encabezada por la viuda. Hacia el viaje siempre en la noche y alojándose en lugares donde las mujeres no pudieran tener contacto con el cortejo, otra cosa más para añadir a la locura de Doña Juana.


Para colmo, durante el trayecto la reina se puso de parto, tuvieron que parar en Torquemada (Palencia), y así el día 14 de enero del año 1507 nacía Catalina, quien años más tarde se casaría con Juan III de Portugal.


Después del funeral, nuestra pobre reina cayó en una gran depresión, su padre D. Fernando, ya sin rival alguno, asumió la regencia de Castilla.


D. Fernando el Católico (católico????) para tener todo bajo su control decide encerrar a su hija Juana en Tordesillas. Corría el mes de enero de 1509. En el año 1516 murio el rey, dejando el trono en manos de su nieto, el hijo de Juana, Carlos I de España (fue el niño que nació en el retrete en aquella fiesta en el Palacio de Gante) quien en el futuro se coronaría Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico con el nombre de Carlos V de Alemania.


No cambio para nada la suerte de nuestra Juana con el cambio de monarca; su propio hijo también estaba interesado en que figurase de manera oficial su incapacidad, de lo contrario no podría ser el Rey, y como un mal hijo, mantuvo a su madre encerrada. Allí permaneció el resto de sus días nuestra Juana, vestida siempre de negro, dicen que algunos días se la escuchaba llorar llamando desconsolada a su esposo, incluso dicen que algunas veces se la escuchaba dialogar con él como si estuviera presente, todo esto fue lo que acentuó su problema mental.


El día 12 de abril del año 1555 fallecía doña Juana, después de permanecer 46 larguísimos años encerrada, tenía el cuerpo cubierto de llagas porque se negaba a ser aseada y no se cambiaba de ropa, quizá los celos tuvieran parte de culpa en el problema mental que tenía, pero desde luego todos participaron para empeorar su enfermedad y su situación, la hicieron tanto daño que no me extraña el desequilibrio de esta pobre mujer, primero fue su esposo, luego su padre y al final su propio hijo.


Todos prefirieron mantenerla encerrada en Tordesillas en lugar de ayudarla para intentar su recuperación, la enterraron en vida, fue aquel 12 de abril el día que Dios la liberó de su sufrimiento, desde entonces Juana permanece al lado de su amado Felipe en el panteón de la Catedral de Granada.



Fin del relato ha sido un poquito largo pero me parece interesante.

16 comentarios:

  1. Siempre me ha parecido muy interesanate la vida de esta reina, y el amor tan grande que sentia por su Felipe.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Agua
    Interesante pero muy triste la historia.
    Y uno se pregunta al leer esto.
    Eso es amor?
    Quizá en ese tiempo, como vimos en la otra historia el tema de la anorexia, ya estaba presente en Juana la dependencia afectiva, tan mala y destructiva como la anorexia.
    Solo así se puede entender una aceptación tal de maltrato y uso de su sexualidad solo para traer hijos al mundo, cosa que pasa bastante a menudo hoy en día.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. pasaba a dejarle un abrazo,y pues la historia no la conocía,que forma tan extraña de amar,todos los días aprendemos nuevas cosas, y aquí si que aprendido.............
    se le extraña mucho por mi blog

    ResponderEliminar
  4. No hice comentario en el post anterior, pero lo haré ahora que he leído los dos post de ésta dama, tan aporreada por las circunstancias de la vida, yo había leído en historia a doña Juana hace mucho tiempo y ahora fue como un repaso.
    La verdad, es que revisando y haciendo memoria hacia la antiguedad y hasta la fecha las mujeres han pagado mal, menos mal que ahora está cambiando la situación y se están imponiendo en todos los ámbitos del quehacer ciudadano.
    Te digo ésto porque me he puesto en el plano de mujer cuando estuve un tiempo haciendo los quehaceres de casa con mis dos hijas y atendiéndolas con todo lo que significa tener dos niñas chicas y bueno obviamente uno recién sabe, lo esforzada de la vida de mujer de casa , se trabaja bastante y ahora que estoy sólo con una hija estudiando hago lo mismo.
    Menos mal que estamos en estos tiempos y si no imagínate como sería para ustedes las damas.

    Un beso Aguabella viste que yo cacho la onda?....

    ResponderEliminar
  5. interesante pero triste, muy triste historia ,
    besos y cariños

    ResponderEliminar
  6. GATADEANGORA
    Tenia un amor enfermizo, no veía mas que por Felipe y nada la importaba, solo que la fuera fiel.

    Un besito

    ResponderEliminar
  7. SILVIA
    Es una historia triste desde el principio hasta el final, fijate como la encerraron.
    Ella tenía un desequilibrio pero desde luego la ayudaron a convertirlo en locura.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. ANGELICA
    Perdoname linda pero estoy muy liadilla, tengo estas semanas el tiempo justito para poner post, pero todo volverá a la normalidad.

    Un besito reina

    ResponderEliminar
  9. TORK,
    Todo ha cambiado, esto ya sería imposible que pudiera pasar, eso quiero creer.
    Te ha tocado ser papa y mama,trabajar dentro y fuera de casa, es normal que entiendas el papel de la mujer y lo comprendas dando el valor y la importancia que tiene, por ello te doy las gracias,por decirlo alto y claro.

    yo cacho la onda............

    Por supuesto!!!! jajaja
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. SILVIA

    muy triste es cierto, pero casi todas estas historia tienen un final asi por qué será???
    eran otros tiempos Silvia.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Caramba, Aguabella, cuánto sufrimento... y a veces creemos que la vida de los monarcas es de cuentos de hadas.

    ResponderEliminar
  12. MARIA JESUS
    Como dicen:
    Los ricos tambien lloran.

    Yo creo que la Monarquia tiene muchos pronblemas y obligaciones, yo prefiero estar en mi salon con mi pijamita haciendo lo que me apetezca verdad?

    Un besito reina

    ResponderEliminar
  13. Aguabella, Juana la loca, claro pero de amor. ¿Se puede criticar a alguien por eso? triste y hermosa historia de nuestro país...
    Un beso, linda
    Natacha.

    ResponderEliminar
  14. NATACHA
    En el mismo momento que vio a Felipe se enamoro de él, y asi siguio hasta el final de sus días, fijate como cuidaba su cadaver,le tenia celos hasta muerto.

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que el Hermoso debia de ser horrendo!!!! pero dicen que el amor es ciego no??
    Pobre Juana.

    ResponderEliminar
  16. He estado en ese panteón. No en vano nací en Granada y se respira el sentimiento que impregna tu historia.
    Enhorabuena por lo bien que lo has retratado todo. A mí no se me ha hecho larga en absoluta, pero bueno, es que me encantan los hechos históricos. Je, je, je.
    Un beso y cuídate.

    ResponderEliminar

mis amaneceres

Los Angeles nos hablan solo hay que escuchar

Angeles
pincha en la palabra ángeles y llegaras hasta sus mensajes