.

.

.

.

21 mayo 2008

SISSI SU VERDADERA HISTORIA (Parte final)


Elizabeth siempre estuvo muy preocupada por los manicomios, quizá por la locura evidente de algunos miembros de la familia Wittelsbach. Ella misma temió por su cordura. Nos lo comenta Ángeles Caso:

"¿Qué delicado mecanismo de sus almas habrán manipulado los dioses o los demonios para enloquecer de ese modo a mis dos primos? A menudo me pregunto cuándo será mi turno".



"Mis damas empiezan a asustarse por esta afición mía a los paseos, que en los últimos tiempos, ahora que apenas monto, se han convertido en mi ocupación favorita. Algunas de ellas intentan la heroicidad de seguirme, y terminan maltrechas y agotadas, enfurecidas sin duda contra mí, la loca de los caminos polvorientos".

Destaca también la vulnerabilidad de esta mujer que, cuando lo creyó oportuno, cubrió su rostro con velos y abanicos y prohibió que nadie le hiciese fotos. "Cuando el tiempo me haya marcado con sus huellas imborrables, -seguimos a Ángeles Caso- yo envolveré mi rostro bajo velos, lo cubriré por siempre detrás de abanicos, para que la muerte pueda trabajar a solas, tranquila, en mi piel".


Con la muerte, la famosa Dama Blanca, tuvo una relación muy estrecha nuestra emperatriz y es que esta dama, antes de encontrarla a ella, no le hurtó desgracias. Primero fue su hijita de dos años, su cuñado Maximiliano, quien emprendió la locura de ser Emperador en México y fue fusilado -el caso de su esposa Carlota, enloquecida, fue otro drama-; la muerte de su querido Rudi, Rodolfo -la maldición decía que el primer emperador se llamó Rodolfo y el último también-. Rodolfo fue un muchacho débil, enfermizo, que se dejó influir y que, enfermo de gonorrea, adicto a la morfina, no pudo aguantar el peso de la vida y se suicidó en Mayerling junto a su amante María Vetsera -a su esposa Estefanía de Bélgica la había dejado estéril al contagiarle la enfermedad venérea que padecía y que Sissi creía que era una cistitis- el 30 de enero de 1889. A esta muerte brutal la antecedió la de su primo, el loco, Luis II de Baviera, el 13 de junio de 1886, por quien Sissi sentía una gran afinidad. Leamos el fragmento hermosísimo de Ana Mª Moix quien resume todas estas desgracias:

"Nunca había visto a la Dama Blanca tan cerca como ahora; pero, como siempre había imaginado, era inconfundible. Había sentido su proximidad, en anteriores ocasiones, y la recordaba como una promesa de muerte que nunca era la suya: era la de su cuñado Maximiliano, fusilado en México; la de su primo Luis II, que murió loco; la de su hermana, la duquesa de Alençon, abrasada en un bazar de caridad; la del archiduque Juan Orth, desaparecido en el mar; la de la archiduquesa Matilde, quemada viva; la de su propio hijo Rodolfo, muerto de un disparo en la cabeza en Mayerling... Ahora, en cambio, la vio, cara a cara,y , al producirse el famoso y estremecedor abrazo, supo que era Ella".

Efectivamente, la mañana del 10 de septiembre de 1898, la emperatriz, que iba acompañada de Irma Sztáray, mientras paseaba por Ginebra, cerca del embarcadero, fue atacada por Ligi Luccheni, un anarquista de 25 años, con un estilete que le clavó en el corazón.

La Emperatriz siguió andando, pero, al desabrocharle el corsé, una mancha de sangre presagiaba lo peor. Moría una mujer, nacía la leyenda. Su asesino se suicidó en la celda en 1910. Y Sissi fue enterrada en la Cripta de los Capuchinos, justo donde no hubiera querido estar nunca.


Sissi fue una mujer enfrentada a su propia soledad, que quiso por encima de todo ser libre y que anduvo obsesionada por sus propios fantasmas; de ahí quizá esa obstinación en seguir caminando, en seguir viajando, en correr, en huir de sí misma:

"Sentí, como entonces, un frío inmenso, un frío que helaba mi cuerpo y mi espíritu, del que sabía que nunca podría recuperarme, y apreté la cara contra la piel del sillón para no ver todas las imágenes que se entremezclaban en mi mente: los ojos tiernísimos de mi madre intentando esconder su pena, los ojos amantes de Francisco ofreciéndome las flores en el cotillón, el día de su cumpleaños, los ojos heridos de Helena, los ojos torvos de mi suegra, los pequeños ojos, aún llenos de miedo, ya suplicantes, de Rudi recién nacido, cuando yo intentaba acercarlo a mis senos para que mamase toda la ternura que me crecía dentro, por las venas, amenazando estallar mi pecho, los ojos de tierra y lluvia de Bay Middleton, que apenas me miraban para no arder en chispas de deseo, los miles de ojos que a lo largo de mi vida me habían vigilado, perseguido y acusado... La vida era un infierno, un infierno de miradas inflamadas, lastimeras, reprobadoras, miles de miradas clavándose en mí, llegando hasta dentro de mi corazón, hurgando en mis tripas, impidiéndome vivir en paz..." (Elizabeth, emperatriz de Austria-Hungría).


Sissi fue también una mujer muy culta, que aprendió húngaro y griego, que admiró a Lord Byron, a Shakespeare (se indentificó muchísimo con la Titania de El sueño de una noche de verano), a Homero, a Esquilo y, sobre todo, a Heine, de quien recibió influencias a la hora de escribir sus dos poemarios Cantos del mar del Norte y Cantos de Invierno. La Emperatriz confió su obra al presidente de la Confederación Helvética para que fuese publicado al cabo de 60 años de su muerte. También confió la gran totalidad de su fortuna en la Banca Rothschild en Suiza para que sus allegados pudiesen vivir bien en el exilio. Tuvo una certera visión de futuro.

Y éste es un retrato mínimo de una mujer que sigue encandilando y atrayendo a quienes se acercan a ella, una mujer solitaria, con un alma atormentada que emprendió una búsqueda denodada hacia la muerte, hacia la autodestrucción, hacia el final, hacia una verdad que ella no supo ver:

"Una verdad tan simple y sencilla como terrible: que tanta espiritualidad, tanta inteligencia, tanta bondad, tanta belleza no le sirvieron para nada ni a ella, ni a sus hijos, ni al emperador, ni a los pobre por los que tanto se preocupaba, ni a los locos internados en manicomios que visitaba y cuya horrenda visión le quitaba el sueño por las noches, ni a los movimientos sociales y políticos revolucionarios a los que apoyaba de palabra y aplaudía mentalmente, pero a los que en nada concreto ayudaba, ni a los innumerables enamorados por los que se dejaba querer pero no tocar, ni a los amigos a quienes sí, indudablemente, quiso profundamente, pero sólo con la intensidad de la desolación y de la melancolía "


Reflexión se Sissi
"Toda mi vida ha sido una lucha por alcanzar un pequeño trozo del Paraíso, y he tenido que enfrentarme al mundo entero en esa cruel batalla que me ha dejado marcada de imborrables cicatrices".
Tarjeta de boda de Sissi:

27 comentarios:

  1. Desgarrador, que pena su final. Agua..me ha encantado, sabes? me levanté temprano para leer el ultimo relato de SIsi, me tenías absorvida con ella. Un beso ..a ver que es lo proximo que publicas. LEZ

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado descubrir la verdadera historia de la enigmática Sissi a través de tus líneas. Por lo que veo, no fue precisamente una auténtica historia de cuento de hadas, sino que ella tuvo que enfrentarse a los particulares golpes del destino.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante la vida de esta Emperatriz q siempre se la muestra como feliz.
    Verdaderametne bella, pero con una vida muy triste y un final más triste aún.

    ResponderEliminar
  4. LEZNARI, anoche me puse a toda prisa preparando todo para poder ponerlo esta mañana antes de irme, pensaba poner las fotos pero las prisas...ya sabes.
    mañana tengo un dia un pelin complicado, tengo visita con el medico,si me dá tiempo subo algo, ya veremos el día como me va.
    un besito.

    ResponderEliminar
  5. MARIA JESUS, como bien dices su vida no tuvo nada que ver con un cuento maravilloso,la tragedia marco su vida hasta el último día.
    pero hay una pregunta en el aire.. alguien mando asesinar a Sissi?
    un besito

    ResponderEliminar
  6. ANA ORTIZ, cuando escuché por primera vez la vida de Sissi, me puse a indagar hasta encontrar su historia, me produjo una tristeza enorme, como casi todo el mundo tenia la imagen de la Emperatriz como la jovencita angelical enamoradisima y feliz.
    Nada con la realidad, una vida llena de problemas y sufrimientos.
    besitos

    ResponderEliminar
  7. hola aguabella
    que historia triste¡¡¡¡¡
    muy triste desde principio a final
    } besitos

    ResponderEliminar
  8. Increible!!
    Y dolorosa la historia, como por ahí, uno solo ve el exterior no?
    Yo me preguntaba mientras leía, porque querer el Paraíso?? o la perfección, y en esa búsqueda vamos dejando girones de nosotros, o como dice ella nos deja marcas imborrables.
    Un cariño Agua.

    ResponderEliminar
  9. QUERIDA AGUABELLA...

    Te dejo un regalito en mi blog (aunque veo que ya se me adelantaron por ahí)... por la luz y la paz que emites, desde tu blog....

    BESOS!!

    (Busca en SOMOS VOCES)

    ResponderEliminar
  10. QUERIDA AGUABELLA...

    Te dejo un regalito en mi blog (aunque veo que ya se me adelantaron por ahí)... por la luz y la paz que emites, desde tu blog....

    BESOS!!

    (Busca en SOMOS VOCES)

    ResponderEliminar
  11. SILVIA, tuvo una vida muy triste desde que la eligieron para Emperatriz, sus días fueron negros comenzando con sus hijos y llegando a su propio asesinato.
    besitos guapa

    ResponderEliminar
  12. OTRA VEZ A VIAJAR AL OLVIDO,
    Muchas gracias por tu visita, aqui tienes un blog para pasar siempre que te apetezca.
    un saludo y hasta que quieras volver

    ResponderEliminar
  13. SILVIA GARCIA, pues fijate como termino al buscar una perfección que no existe, perdida, sola,triste y despues murio de forma dramática, un circulo desgraciado desde su matrimonio.
    un besito

    ResponderEliminar
  14. KEPANUK, muchas gracias guapa, es una alegria, en cuantotenga un momento lo cuelgo.
    besitos

    ResponderEliminar
  15. que bonita historia y que triste tambien, gracias por contarnos detalles que no sabiamos, porque no todo era color de rosa y de princesas para ella, tambien sufrió de lo lindo en esta vida.
    Un beso hasta el cielo y espero que tu cita con el médico no sea nada grave.
    Loly, la mamá de Ainhoa.

    ResponderEliminar
  16. hoy acabe de leer la historia,como ya le había dicho anteriormente la desconocía totalmente,ve, me salio en verso
    ya es una historia mas que tengo que contar...


    una abrazo agubella

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado conocer un poco mas de esta persona, pues desconocía por completo toda su vida. Un triste final para ella, pero la vidad es así de injusta para muchos y demasiada justa para otros que no lo merecen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. LOLY MAMA DE AINHOA,
    la historia es mucho mas larga, te cuenta el enfado con su hermana y su final reconciliación, la continuación de sus descendientes etc.
    pero era demasiado para poner en un blog.
    ya fui al medico, nada que yo no supiera,no te preocupes todo tiene solución con ayuda de Dios.
    un besito y ramitos de estrellas.

    ResponderEliminar
  19. ANGELICA, que bien que te haya gustado y aqui la tienes para utilizarla cuando quieras.
    un besito linda

    ResponderEliminar
  20. @NGELITO,
    dice un chicho: Hay personas que nacen con estrella y otras nacen estrelladas,Sissi pudo tener toda las estrellas del cielo por su elección como Emperatriz, pero en algun momento su estrella la aplasto completamente.
    una pena.
    besos

    ResponderEliminar
  21. Que lástima esta mujer una verdadera muerta en vida, nunca nada bueno para ella siempre todo fue injusto, una pena conocer esta historia.

    Buen post y disculpa pero leí algo de un médico, pasa algo amiga, espero esté todo bien.

    Un besito Aguabella.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por la biografía. He leído las tres partes y has captado la esencia de su personalidad y de sus circunstancias.

    Cuando era niña, yo quería ser Sissi, cuando aprendí su historia, dejé de verla como cuando era niña , para verla como la realidad impone, triste y predeterminada.

    Hasta la actríz que nos deleitó con sus películas, la alemana Romy Scheider, terminó mal y sufrió la muerte de su hijo.

    Si vas a Viena, hay lugares llenos de recuerdos para Sissi, que dan escalofríos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. TORK, para que nos demos cuenta que ni el dinero ni la posición consiguen la felicidad del espíritu.
    si no hubiera sido elegida como Emperatriz quizás su vida habría sido mucho mas facil.

    No te preocupes, lo del medico no entraña ninguna gravedad, son cosillas normales, gracias por preguntar Tork.
    un besito

    ResponderEliminar
  24. MORGENROT, ya lo creo que me gustaría visitar Viena,y ver todas las huellas que dejó esta mujer.

    Tienes razón cuando dices lo de la acriz que encarno a Sissi, tambien murio tragicamente, decian que fue asesinada por su entonces marido, luego ya la versión creo que fué que murio ahogada y que habia consumido sustancias.
    Muchas vecs los actores estan marcados por sus personajes.
    Besitos

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la historia, así que ha sido muy ameno leer la vida de Sissi.
    Gracias por compartirla y sobre todo, por enseñarme un nuevo pasaje de la historia cargado de sentimientos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. ALATRISTE
    Me alegra que te haya gustado, es un personaje muy entrañable para mí, más después de saber la realidad de su vida que nada tenia que ver con la ficción del cine.
    un besito

    ResponderEliminar

mis amaneceres

Los Angeles nos hablan solo hay que escuchar

Angeles
pincha en la palabra ángeles y llegaras hasta sus mensajes