.

.

.

.

09 abril 2008

Un tazon para el Abuelo


Muchas veces son los niños quienes nos dan verdaderas lecciones de amor, hay que escucharles más y aprender muchas cosas de ellos fíjate la lección que un niño de cuatro añitos les dio a sus padres.


Un abuelo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años. Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban.
La familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacían que el alimentarse fuera una tarea difícil.
Los guisantes caían de su cuchara al suelo y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel. El hijo y su esposa se cansaron de esta situación. “Tenemos que hacer algo con el abuelo”, dijo el hijo. “Ya he tenido suficiente”.
“Derrama la leche hace ruido al comer y tira la comida al suelo”.
Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina del comedor.
Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba la hora de comer. Como el abuelo había roto uno ó dos platos, su comida se la servían en un tazón de madera.
De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lagrima en sus ojos mientras estaba allí sentado solo. Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía, eran fríos reproches cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida.
El niño de cuatro años observaba todo en silencio. Una tarde antes de la cena, el papa observó que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo. Le pregunto dulcemente: ¿Qué estás haciendo? Con la misma dulzura el niño le contesto: “Ah, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mama para cuando yo crezca, vosotros comáis en ellos”.
Sonrió y siguió con su tarea. Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla.
Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Y, aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.
Esa tarde el esposo tomo cariñosamente la mano del abuelo y lo guió de vuelta a la mesa de la familia. Por el resto de sus días ocupo un lugar en la mesa con ellos. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa parecían molestarse más, cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.
Los niños son altamente perceptivos. Sus ojos observan, sus oídos siempre escuchan y sus mentes procesan los mensajes que absorben. Si ven que con paciencia proveemos un hogar feliz para todos los miembros de la familia, ellos imitarán esa actitud por el resto de sus vidas.


Este escrito lo he tomado de internet y leyéndolo también a mí me saltaron las lágrimas.

18 comentarios:

  1. Pero que historia tan bella e impactante, me acaba de recorrer un escalofrío por todo el cuerpo!!! Pensamos que la inocencia de un niño no ve ni oye más alla de su mundo imaginario, pero tienen las antenas siempre en alza!!! Así que, preparados quien tenga al abuelo en casa y cuidadín con lo que decimos delante de ellos...

    Un besito Aguabella

    ResponderEliminar
  2. FAIR LADY
    Que verdad es, los niños se quedan con todo, no hay que olvidar que los padres somos sus modelos y ellos se quieren parecer a nosotros, si los padres fallamos....
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato y por supuesto real como la vida misma.
    Cuanto debemos aprender de la visión inocente y sin maldad que los niños tienen de la vida y de nuestras acciones que en muchos casos rozan el egoísmo. Quizás nos iría bastante mejor.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. VALQUIRIA, ya sabes que los niños son como esponjitas que todo lo absorven, lo bueno y lo malo.
    Cuando sean adultos no podremos quejarnos si antes no les dimos los valores humanos y el respeto que deben a su familia.
    un besito guapisima

    ResponderEliminar
  5. Lo que pasa en este mundo de ahora no se tiene el debido respeto, para con ninguna persona sea grande, chico, joven o viejo, pero está la sabiduría del viejo y la del niño aunque se piense lo contrario, ya que a esas alturas ambos tienen la mente sana, ambos son torpes en alguna circunstancia, pero el amor está más presente en ellos, lo que otros no se dan cuenta por que están ocupados en sus egoísmos y consumismos.
    Es bueno en algún momento reflexionar y observar como nos comportamos con nuestros semejantes y tratar de corregir antes de que sea demasiado tarde.

    Buen tema aleccionador.

    Besitos Aguabella.

    ResponderEliminar
  6. Querida Aguabella, es cierto que uno aprende de los niños, o mejor dicho nos hacen recordar lo que ya sabíamos y habíamos olvidado.
    Por eso es importante tener siempre presente al niño que llevamos dentro, el nunca se equivoca.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  7. Otra vez yo!
    Aguabella querida, pasá por mi blog que tengo un regalito para vos, va con todo mi cariño!


    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  8. Que bonita historia y que lección le dio ese niño a sus pasdres. A veces nos olvidamos de no desear para otros lo que no queremos que deseen para nosotros.

    Es preciosa

    ResponderEliminar
  9. aguabella
    que relato emocionante, que sabios que son los niños , los mayores tendriamos que copiarlos un poquito ¿ no te parece? besitos

    ResponderEliminar
  10. aguabella
    que relato emocionante, que sabios que son los niños , los mayores tendriamos que copiarlos un poquito ¿ no te parece? besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola Agua Bella,te escribe Roxana,si la foto que está en mi blog es la del Hotel 5 de abril,yo desde los siete años que he viajado a Buenos Aires,siempre he hido a ese hotel y la verdad que siempre me he sentido muy feliz tanto en su holl,en sus habitaciones y en sus pasillos.También te comento que ahí miré la guía de telefónica de Buenos Aires y descubrí la existencia de un familiar mío,después de un tiempo comenzé a comunicarme con él y después de otro tiempo descrubrí que en el día 5 de abril habían sucedido distintos acontecimientos de mis antepasados y de mis familiares.El 5 de abril es una fecha mágica para mí y de muchas estrellas y de soles.
    Amiga de luz,gracias por todo,que tengas un días de éxitos.Roxana Miriam González de la Ciudad de Rosario
    PD:Es muy cierto el relato del abuelo y el niño le dió la dignidad y el respeto a su abuelo.

    ResponderEliminar
  12. Dicen que los niños y los locos son los únicos que dicen las cosas tal y como son. Todos deberíamos tener algo de niños y algo de locos.
    Una historia que me ha emocionado.

    Un beso aguabella.

    ResponderEliminar
  13. Aguabella, tu quires que todas las noches, me vaya a la cama mal!!
    A mi tambie me se saltaron las lagrimas al leer..

    ResponderEliminar
  14. ELSIS, nadie mejor que un niño para darnos ligeros toques que a veces olvidamos.
    Muchas gracias por el premio que me concedes y en cuanto termine de contestaros a todos voy a por él encantadísima.
    Besitos con ramitos de estrellas.

    ResponderEliminar
  15. - TORK
    - JERUSALEM
    - SOLVIA
    - AIRBLUE
    - PERE

    Los niños y los ancianos son iguales, necesitan de nosotros para seguir adelante y para vivir necesitan mucho cariño,cuando pienso que hay personas que los ignoran por ser mayores me dá mucha tristeza, a veces se olvida lo que ellos hicieron por nosotros.
    un besito a todos y gracias por seguir aqui conmigo.

    ResponderEliminar
  16. FILOMENA LONETTI
    Ya te comenté lo de la fecha el 5 de Abril sin duda algo bueno tiene que pasar en tu vida con esa fecha.
    una fecha que acompaña tu destino
    besitos

    ResponderEliminar
  17. Siento que se me desgarró el corazón. Una historia al principio cruel, pero gracias a la sabiduría de un niñito se pudo reparar.
    Gracias por compartirla, ha sido una enseñanza que se quedará por siempre conmigo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. NOHEMA RIOS, son reflexiones que tenemos que tener para darnos cuenta de cuantos errores podemos cometer los adultos, si escuchamos a los niños podemos enmendar algunas.
    besos

    ResponderEliminar

mis amaneceres

Los Angeles nos hablan solo hay que escuchar

Angeles
pincha en la palabra ángeles y llegaras hasta sus mensajes