.

.

.

.

10 marzo 2008

EL FANTASMA DE LA NIÑA RAIMUNDA 2ª PARTE





Una vez muerto José de Murga, primer marqués de Linares, el palacio fue vendido y después alquilado, pero el interior de la mansión estaba prácticamente sin tocar, tal y como lo habían dejado los marqueses al morir. En casi un siglo, nadie había vivido allí o, tal vez, nadie había querido instalarse en el lugar por la leyenda que pesaba sobre sus corredores y habitaciones.
A continuación paso a relataros las experiencias que vivieron los investigadores de este caso, que tras solicitar los permisos correspondientes se adentraron en la Mansión:
El 5 de junio de 1990, unos minutos después de las diez de la noche, nuestro equipo de investigación, compuesto por Pedro Esteban (ingeniero de telecomunicaciones), Enrique Muro (periodista e investigador), Fernando Vázquez (locutor de radio y TV) y quien esto escribe, nos dispusimos a cruzar el jardín que daba acceso a la puerta de entrada al palacio.
Después de cruzar la puerta de entrada y tras subir por una lujosa escalera de mármol o escalinata principal, llegamos a la segunda planta, donde -según la mayor parte de los testigos- se desarrollaban todos los fenómenos paranormales.
El palacio estaba completamente a oscuras. Nuestra única iluminación eran nuestras linternas y las de los vigilantes que nos acompañaban. Llegados a la segunda planta del edificio, decidimos instalar en algún punto nuestra “base” .
Iniciamos nuestro recorrido por todas las galerías y estancias. En aquellos instantes retrocedimos al siglo XIX. Lujosas columnas de mármol, , estatuas de bronce, suntuosas lámparas de cristal, sillas y sillones raídos por los años... todo hablaba. Cada paso era una mirada al pasado. Estábamos embebidos en tanto asombro, cuando uno de nosotros propuso entonces subir a la azotea. Fue cuando vivimos nuestro primer fenómeno paranormal dentro del palacio. Pasaban algunos minutos de las doce de la noche. Subíamos a la última planta a través de una estrecha escalera de servicio de madera, los cuatro, uno detrás del otro, El primero, alumbraba a los demás con una potente linterna, la única de la que disponíamos en aquellos momentos. De repente, como un torbellino, nos traspasó una violenta corriente de aire frío, muy frío, que se prolongó por unos segundos. Nos quedamos inmóviles. Fue entonces cuando se apagó súbitamente la linterna. Pensamos que Pedro la había apagado para darle más misterio a la experiencia recién vivida, pero no, él no había tocado el interruptor. Para que no surgiera la histeria colectiva, nos tranquilizamos mutuamente y fuimos subiendo los escalones, alumbrados por nuestros mecheros, pero la experiencia no acabó ahí. Tardamos en llegar dos minutos y, al alcanzar la azotea y salir al exterior, la linterna se encendió de nuevo. La linterna era nueva y las pilas también. La fotógrafa Lola Heras y Antonio José Alés, entre otros testigos, también experimentaron este fenómeno en su visita al palacio pocos días después.
El segundo fenómeno paranormal llegó a la 1 y 12 minutos de la madrugada. Nos hallábamos a oscuras, expectantes, ante la entrada de la capilla. Habíamos dejado grabando un magnetófono con el fin de obtener psicofonías. El silencio era total. Y como surgido de todos los rincones del edificio, retumbó, por espacio de varios segundos, el llanto desgarrador de un niño.
Nos quedamos petrificados.
Caminábamos por el corredor principal de la segunda planta.
De repente, al igual que ocurriera con el llanto, surgieron unos tétricos y desconcertantes sonidos musicales, como de órgano antiguo. ¿Lo habéis oído? –pregunté. Nos quedamos unos segundos intentando adivinar de dónde venían aquellos acordes. Fue inútil. La música se desvaneció en unos instantes...
Mañana un poquito más......................





21 comentarios:

  1. Fascinante historia, estoy con ansias esperando la continuación, he sentido un viento frío en mi piel.

    ResponderEliminar
  2. ANA ORTIZ, pues imaginate si pudieras ir al Palacio, yo voy a informarme de los días que esta abierto para el publico y en cuanto pueda me voy para disfrutar y dejar que mi imaginación vuele, luego ya veremos si puedo dormir jaja
    un beso Ana.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. He estado leyendo con atención estos dos últimos posts en los que nos hablas del palacio de Linares. Antes había oido mencionar dicho palacio y su fantasma, pero confieso que de una manera somera. Hoy aquí he aprendido un poquito más sobre este misterio.

    Muchas gracias por tu visita y tus palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. AGUABELLA, es la primera vez que entro en tu blog, para mi sorpresa he encontrado un lugar tranquilo,para estar leyendo y disfrutando realmente fascinante.
    Me gustan todos los contenidos,y tienes muy buen gusto con las imágenes, estoy siguiendo tu relato con gran interes y expectación.
    vendré a menudo.

    ResponderEliminar
  7. TRINI, las personas que vigilaban el Palacio salian corriendo, algunos tuvieron que darse de baja por los ruidos y otra serie de cosas que sucedian, hay muchos testigos, será verdad?
    eso nunca lo sabremos pero.....

    Muchas gracias por tu visita.
    un beso.

    ResponderEliminar
  8. shayma, que palabras tan bonitas me has regalado, te lo agradezco porque pongo todo mi empeño en este blog, ya sabes que aqui tienes tu lugar para cuando quieras.
    un besito.

    ResponderEliminar
  9. Deboro estas historias ,no me canso ,me quedaria hora y horas leyendo .Besos guapa .

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Que repelús!!,pero sigo con expectación la historia...
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Aguabella, alma de Dios, que vivo sólo...

    ResponderEliminar
  12. todo lo que usted escribe lo deja a uno como en un anigma.
    esperemos en que termina.

    ResponderEliminar
  13. He estado en las entrada de abajo y algo está pasando porque no aparecen comentarios. Me acuerdo peféctamente el de la mala amiga Lo recuerdo con especial pavor porque era largo y un poco sentimentalón. Mira a ver lo que tienes en correos como Spam

    ResponderEliminar
  14. CACO, He mirado las entradas y veo los comentarios, sigues sin verlos me avisas de nuevo, llevo unos dias peleandome con internet no hay forma que tenerlo en condiciones.
    sabotaje? telefonica me tiene hasta allí mismo.

    ResponderEliminar
  15. LUISA,
    GATADEANGORA,
    ANGELICA,
    CACO,
    Me alegro mucho que os guste ya está terminando el relato.
    la pena es no tener una imagen del Palacio de las que tomarón los investigadores , he encontrado algunas pero no me han gustado mucnho.
    besos.

    ResponderEliminar
  16. CACO, que te esta pasando?
    ves los demas comentarios ó solo es en esta entrada?
    he preguntado y me han dicho que si se ven, vamos a tener que poner esto en manos de los elfos eh?
    sigue intentando que esto es muy raro.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. CACO, intenta reiniciar el pc, no tengo ni idea el motivo por el cual no ves los comentarios.

    ResponderEliminar
  19. Hola... voy a la otra narración de mas arriba chao
    Besos.

    ResponderEliminar

mis amaneceres

Los Angeles nos hablan solo hay que escuchar

Angeles
pincha en la palabra ángeles y llegaras hasta sus mensajes